martes, 13 de diciembre de 2016

jueves, 12 de mayo de 2016

HISTORIAS QUE VIAJAN (Libro Viajero)


El LIBRO VIAJERO es el nombre que engloba una actividad de pensamiento, búsqueda, imaginación, expresión escrita, lectura y posterior intervención compartida de los escritos por parte de los autores y las autoras.

Con esta entrada vamos a otorgar de "actividad importante" al LIBRO VIAJERO y lo vamos a mostrar como ejemplo de buena práctica dentro del Proyecto Lingüístico de Centro.

En Infantil, el LIBRO VIAJERO

En Primaria, el LIBRO VIAJERO supone la posibilidad del libre pensamiento y la libre redacción. No hay meta; no hay tema...simplemente la alegría de escribir lo que te guste y de la forma ilustrada que quieras. En este sentido, la COMPETENCIA LINGÜÍSTICA entra en comunión con la Competencia Artística y la de Aprender a aprender en el punto en el que el alumnado reflexiona sobre lo que escribir y cómo lo quiere ilustrar.

Por ejemplo, en TERCERO, en la clase de la seño Raquel, las siguientes fotos nos delatan la cantidad de temas que el alumnado comparte:






miércoles, 7 de enero de 2015

La mejor forma de comenzar es sin lugar a dudas con un gran saludo. Después, os voy a dejar unos consejitos para que os ayuden a estudiar mejor, que ha elaborado Jesús Jarque. Espero que los leáis detenidamente y que los pongáis en práctica. Ya sabéis que los buenos resultados surgen del esfuerzo y del interés, así que activad vuestras neuronas para que vuestro aprendizaje y conocimiento sea excelente. ¡Una de consejitos!

1. El estudio es cosa tuya
Los estudios son cosa tuya, ni de tus padres ni de tus profesores.
Tú eres el responsable de ellos y aunque pueden ayudarte, dependen de ti: son la obligación que tienes en este momento.
Por tanto, no tiene sentido que tus padres te tengan que decir que te pongas a estudiar.
2. Aprovecha el tiempo de clase
El estudio comienza aprovechando las horas que pasas en clase.
Si aprovechas el tiempo de las clases, tendrás parte del trabajo hecho.
Atiende a las explicaciones y toma nota de lo importante.
Si te dejan tiempo para realizar las actividades aprovéchalas: tienes reciente la explicación y si no sabes algo puedes preguntar a tu profesor.
3. Usa la agenda
Acostúmbrate a ir apuntando el trabajo que llevas para casa. Ve tachando los objetivos conseguidos.
Usa una agenda o una libreta, pero anota tu lista de tareas.
Anota también las fechas de los controles y de la entrega de trabajos
En este folleto te ofrecemos unos consejos para que puedas sacar adelante tus estudios, repásalos de vez en cuando y no los olvides.
Si necesitas aclarar alguna cosa, pregúntale a tus profesores o a las personas que te han entregado este folleto.
4. Todos los días un poco
El estudio es una actividad más de tu vida diaria: como comer, descansar o jugar.
Elabórate un horario de la tarde y hazle hueco.
El tiempo depende del curso en el que estés, pero cómo mínimo tienes que dedicarle una hora todos los días.
El tiempo de estudio es para realizar los deberes, repasar e ir aprendiendo lo importante. Por eso, aunque no tengas deberes, tienes que dedicarle un tiempo diario.
Si te habitúas a dedicarle todos los días un poco de tiempo te resultará más cómodo sacar los estudios adelante.
5. Estudia sin distracciones
Busca un sitio para estudiar que no tenga distracciones.
No estudies con la televisión o con el ordenador encendido: no estarás atento y perderás el tiempo.
El tiempo que dediques al estudio dedícalo solo a eso.
Tampoco te pongas a consultar el ordenador justo antes de estudiar, mejor déjalo para cuando termines.
6. Organiza tus cuadernos y materiales
Organiza bien tus cuadernos y el material de estudio.
Siempre será más cómodo encontrar lo que buscas.
7. Estudia haciéndote preguntas
Cuando estudias no se trata solo de aprender las cosas de memoria. Intenta aprender los contenidos de manera que los comprendas.
Estudiar haciéndote preguntas te ayudará. Por ejemplo, si tienes que estudiar “los medios de transporte” puedes hacerte preguntas: ¿Qué son? ¿Cómo se clasifican los medios? ¿Qué transportes hay en cada medio? ¿Qué ventajas tiene cada uno de esos medios? etc.
8. Resuelve ejercicios ya corregidos
Otra forma de estudiar consiste en copiar los enunciados de ejercicios ya resueltos e intentar realizarlos de nuevo.
Después compruebas el resultado para saber si lo has realizado correctamente.
Esta forma de estudiar sirve, por ejemplo, para matemáticas o inglés, pero seguro que la puedes usar en otras asignaturas.
9. Pregunta si no sabes algo
Si no sabes resolver algunos deberes escolares, pregunta a tus padres, compañeros o profesores.
Pero antes de preguntarles, intenta buscar la solución sin ayuda. Si te acostumbras a pedir ayuda, te costará resolver los exámenes por ti mismo/a.
Deja las preguntas para el final del tiempo que dedicas a estudiar. De esta forma no estarás interrumpiendo constantemente.
10. Cuídate
El estudio es muy similar al entrenamiento deportivo.
Para que tu cerebro rinda adecuadamente debes cuidar algunos aspectos.
Necesitas dormir lo suficiente, desayunar antes de ir a las clases y hacer algo de ejercicio o deporte todos los días.
 Elaborado por Jesús Jarque.